Víctor Jara


Víctor Jara es una persona muy reconocida y admirada por el pueblo chileno. El fue  cantautor, compositor y una persona comprometida con su pueblo en su arte y su tiempo. En este ensayo hablaros sobre su vida, sus logros y dedicación hasta su cruel y torturada muerte. Su fundación y la importancia de esta.

Víctor Jara Martínez nació en La Quiriquina, Chillán Viejo, Chile el 28 de septiembre de 1932. Muere en Santiago, Chile en el 16 de septiembre de 1973. De origen campesino, heredó de su madre la afición por la música. Al ser abandonados por el padre, la familia se trasladó a Santiago, a una cité en la población Los Nogales. A los 15 años quedó huérfano e ingresó en el Seminario Redentorista de San Bernardo. Allí permaneció dos años. En 1957 entró en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. En esa época conoció a Violeta Parra, que lo acogió como discípulo. En 1960 recibió el título de director teatral y pasó a formar parte del directorio del Instituto del Teatro de dicha casa de estudios. Dirigió varias obras de teatro y obtuvo el Premio Laurel de Oro como mejor director del año. En 1967 fue invitado a Gran Bretaña, donde recibió otro premio por su dirección teatral. Estando allí compuso una de sus canciones más conocidas, Te recuerdo Amanda, dedicada a sus padres Amanda y Manuel.

En 1968 pasó a ser el director artístico del conjunto de música popular Quilapayún. En 1967 publicó su primer álbum musical, titulado Víctor Jara. Su segundo álbum, Pongo en tus manos  abiertas en el 1969, coincidió con el respaldo que prestó a la candidatura de la Unidad Popular de Salvador Allende como militante de las Juventudes Comunistas. En 1970 publicó Canto libre, El derecho de vivir en paz y La población, creaciones de gran belleza y fuerza poética que lo convirtieron en uno de los máximos exponentes del resurgimiento y la innovación de la canción popular en Latinoamérica.
Sus canciones trataban sobre su pueblo y sus problemas, en la línea de los cantautores de la época; con todo, su éxito internacional las llevó más allá de su Chile natal para ser cantadas en cualquier manifestación progresista o concentración universitaria de otros tantos países, particularmente en la España de la transición.
El 11 de septiembre del 1973 fue el Golpe de Estado de las fuerzas Armadas chilenas encabezadas por el General Augusto Pinochet en contra del presidente Salvador Allende. Las fuerzas irrumpieron en la Universidad Técnica del Estado y fueron detenidos profesores y alumnos, entre estos se encontraba Víctor Jara. Fueron llevados al Estadio de Chile. Lugar donde tuvieron a Víctor Jara detenido varios días. En una libreta de apuntes, varios escribieron mensajes para sus familiares. Cuando las hojas llegaron a manos de Víctor Jara, éste comenzó a garabatear un poema titulado “Estadio Chile” o mejor conocido “Somos Cinco Mil” que trascendería como testimonio de un horror:
¡Canto qué mal me sales
Cuando tengo que cantar espanto!
Espanto como el que vivo
Como el que muero, espanto.
Lo que veo nunca vi,
Lo que he sentido y lo que siento
Hará brotar el momento...


Estando ahí fue torturado durante horas. Le golpearon la manos con la culata de un revolver hasta rompérselas y finalmente fue asesinado de 44 disparos. Fue arrojado en los matorrales en los alrededores del Cementerio Metropolitano y luego fue llevado al depósito de cadáveres y ahí fue identificado por su esposa la coreógrafa inglesa Joan Turner. Finalmente sus restos fueron enterrados en el Cementerio General de Santiago de Chile.
Un recluta del ejército Chileno fue acusado de la muerte de cantante.  José Paredes Márquez de 18 años en el momento de su ejecución indico que el cantante antes de ser acribillado ya había muerto de un balazo en la cabeza. En junio 2009 exhumaron por orden judicial los restos mortales de Victos Jara para precisar la causa de la muerte. Según el Servicio Médico Legal de Chile el artista murió a consecuencia de múltiples fracturas por heridas de bala que provoco un shock hemorrágico. Se le encontraron 30 lesiones óseas producto de fracturas provocadas por heridas de proyectil y otras por objetos contundentes. Finalmente el Juez Juan Eduardo Fuentes Belmar en el 2007 realizó una investigación para determinar los responsables de la muerte del artista. Se acuso a José Paredes  y al coronel retirado Mario Manríquez como responsable del centro de detención y responsable de dar la orden de asesinato.


Como resultado de este talentoso artista se creó la Fundación Víctor Jara en el año 1993. Esta fundación es sin fines de lucro y posee diversas iniciativas, primero el recordar al gran artista Víctor Jara, su obra y su compromiso por su pueblo, desarrolla a jóvenes talentosos y la lucha por los derechos humanos. Tiene como meta el rescate de las raíces culturales: tales como talleres de recuperación de artesanías tradicionales Mapuche, la fabricación de instrumentos de pueblos originados y talleres de recopilación folclórica además de talleres con artistas chilenos y extranjeros. Y realizan diversas actividades artísticas, sociales y culturales.


Las fuentes que utilizamos para hacer el trabajo fueron: 

  • www.fundacionvictorjara.cl
  • www.youtube.com
  • educarchile.cl

2 comentarios:

  1. Es impresionante como a través de la música podemos cambiar la manera de pensar y como consecuencia la forma de actuar. Es un hombre digno a admirar por su dedicación a su país y a su cultura.

    ResponderEliminar